¿Es tu hijo Kinestésico?

TwitterFacebookLinkedInPinterest

¿Es tu hijo kinestesico?

 

¿Es tu hijo kinestésico?

Hoy me gustaría compartir con vosotros un artículo que he encontrado por Internet y que creo que aclara bastante el comportamiento de estas personas.

Artículo escrito por la periodista Ana Díaz, madre de un niño kinestésico.

“Hace ya unos años, una profesora me dijo que mi hijo era muy “kinestésico”. Yo me quedé mirándola fijamente con los ojos muy abiertos sin terminar de entenderla. En aquel momento, únicamente asocié este adjetivo a la inquietud física que demostraba el niño, pero ahora sé que esa palabra conlleva un sistema de aprendizaje diferente. Ni mejor ni peor, diferente.

No hay dos personas iguales. Según los libros de Ciencias Naturales, los seres humanos nos comunicamos a través de los sentidos, pero según nos dice la Programación Neurolingüística, no utilizamos todos los sentidos por igual, siempre priorizamos alguno o algunos por encima del resto. Según esta diferenciación, los seres humanos podemos ser visuales (los que priorizan el sentido de la vista), auditivos (que priorizan el oído) y kinestésicos.

Los kinestésicos (niños o adultos) priorizan los sentidos del olfato, el gusto y el tacto. Podemos decir que estas personas son más sensitivas y sensibles.  Cuando recuerdan, lo hacen fundamentalmente en forma de sensaciones. Normalmente, necesitan el contacto físico y el movimiento para aprender. Suelen hablan más despacio, expresan sus sentimientos con facilidad y son capaces de emocionar.

Cuando procesamos la información asociándola a nuestras sensaciones y movimientos, a nuestro cuerpo, estamos utilizando el sistema de representación kinestésico. Utilizamos este sistema, naturalmente, cuando aprendemos un deporte, pero también para muchas otras actividades.

Por lo general, aprender utilizando el sistema kinestésico es lento, mucho más lento que con cualquiera de los otros dos sistemas (visual o auditivo). Se necesita más tiempo para aprender a escribir a máquina sin necesidad de pensar en lo que uno está haciendo que para aprenderse de memoria la lista de letras y símbolos que aparecen en el teclado. Sin embargo, el aprendizaje kinestésico también es más profundo. Nos podemos aprender una lista de palabras y olvidarlas al día siguiente, pero cuando uno aprende a andar en bicicleta, no se olvida nunca. Una vez que sabemos algo con nuestro cuerpo, que lo hemos aprendido con la memoria muscular, es muy difícil que se nos olvide.

Los alumnos que utilizan preferentemente el sistema kinestésico necesitan, por tanto, más tiempo que los demás. No son menos inteligentes que el resto ni tienen trastorno de hiperactividad (TDAH). Los alumnos kinestésicos aprenden cuando hacen cosas como, por ejemplo, experimentos de laboratorio o proyectos. Necesitan estar involucrados personalmente en el aprendizaje. Gesticulan mucho al hablar. No escuchan bien. Se aburren en seguida y se distraen cuando las explicaciones son básicamente auditivas o visuales y no le involucran de alguna forma.

Además, el alumno kinestésico necesita moverse. Cuando estudian muchas veces pasean o se balancean para satisfacer esa necesidad de movimiento. En el aula buscarán cualquier excusa para levantarse y moverse.

Si tu hijo es kinestésico, debes saber que son los niños que peor lo tienen en el actual sistema educativo. Las clases tradicionales están hechas para los visuales (que tienen una gran memoria visual) o auditivos (que escuchan sin aliento las explicaciones de los profes y las memorizan). Probablemente necesite más tu ayuda para no desmotivarse con las tareas del cole, pero debe tener claro que no es menos inteligente que el resto. De hecho, probablemente sea más creativo.”

Cómo podéis ver, hoy hay muchos niños con estas características y que con la PNL pueden ser ayudados y le podemos dar técnicas de aprendizaje para paliar esa lentitud.

Estoy a vuestra disposición para cualquier consulta al respecto y si quieres recibir mis artículos cada vez que se publiquen, puedes dejar tus datos en el espacio habilitado para ello a la derecha de este artículo.

Mi correo: info@unasonrisaalpresente.com

 

Deja un comentario

Posted in Hijos and tagged , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *